sábado, 7 de enero de 2017

Aportar a la sociedad


Hay una pregunta siempre en el aire por parte de las instituciones: ¿Qué haces, qué aportas a la sociedad?
Es una pregunta estúpida, burda, tramposa, capciosa, oportunista, anal...
La única pregunta posible es: ¿Qué hace la sociedad por mí a cambio del dinero que me roba por respirar?
Menos dar por culo con el cuento de la conciencia social, porque la sociedad, al fin y al cabo es un rebaño de borregos cuyos pastores son un cártel de ladrones.
Y yo tengo que soportar a unos y a otros.
Por la sociedad no puedo hacer nada; pero si pudiera (y de una forma harto improbable, lo quisiera), no le gustaría a ninguno de esos dos bandos: a los borregos y los ladrones o gobierno.
Cuando hagan algo por mí, cuando el dinero que me han robado a lo largo de la vida me dé algo de fruto, tal vez no les tenga tanto odio, tanto asco.
Y aún así...
Es que el rencor me hace más macho.
Puedo vivir odiándolos a todos, no me molesta demasiado.

2 comentarios:

Ame dijo...

Prácticamente voy llegando a casa, ayer precisamente y me sorprendió mucho la respuesta de la gente [sociedad] ante un hecho del gobierno que fue por demás injusto, la falta de seriedad ante una palabra dada y la respuesta ante el hecho. No me importaron los bloqueos que en cierto momento podían imposibilitarme llegar a mi destino, sonreí con agrado ante la respuesta.

Así somos parte de la sociedad, a veces nos sorprende la actividad de la gente que despierta

Pablo López dijo...

Sí, a veces puede sorprender; pero desconfío. Soy ya muy viejo. ¡Ja!
Que no te retrasen, Ane.
Un abrazo.