jueves, 18 de julio de 2019

Etiquetas sórdidas en las botellas


Les tiene locos y obsesionados las fotos de cánceres, enfermedades y malformaciones en las cajetillas de cigarrillos. O el fumar en tu propio coche ahora.
Bueno, a ver si se enteran de que lo que han de etiquetar con fotos sórdidas son las botellas y cartones de cervezas, licores y vino.
Es lo que se lleva el Óscar al mejor y mayor número de muertes de tráfico, palizas domésticas y asesinatos.
Hay que ser lerdos con esa obsesión idiota por el tabaco cuando los borrachos matan más rápida, aparatosa y eficientemente provocando más gasto social.
Lelos, que sois unos lelos sin cerebro.

Destacados de Iconoclasta 4


El hijo de un violador



La componenda institucional del tabaco



El árbol humano



Bye-bye Lcda. Gabri, la pinche malinche

miércoles, 17 de julio de 2019

¿Dónde estás Harry?


Ahora sí “quemecansao”.
Estoy hasta la polla de que en todas las películas deba de salir una pareja de julandrones ingeniosos de mierda besándose, abrazándose y dándose por culo con filtro de difusión de los putos cojones.
Ya no empiezo una peli de Almodóvar porque sé que a veces saltan rabos sin previo aviso, incluso en 3D y con una definición de un trillón de megapixels.
Coño, es que en casi todas las pelis tienen que salir los maricas de turno. Las tortilleras no me molestan porque me ponen, me masturbo con absoluta devoción y normalidad con sus indecencias.
Así que he ido a comprarme la serie completa del inspector Harry Callahan (Harry el sucio, Harry el fuerte, Harry el ejecutor…) y algunas sueltas de El justiciero de la ciudad, con Charles Bronson, que tienen una violencia y cierto aire intolerante con los seres de otras orientaciones sexuales, sin complejo alguno. Que sean fascistoides, me parece mejor que mariconoides.
Era necesario algo de naturalidad en mi vida cinéfila, estoy harto de ver rabos de cerdo como si fueran obras de arte, joder. Tengo el mío y no lo miro tanto, cojones.
Además, en la vida real, los maricas son tan hijoputas como yo, y mucho menos ingeniosos, guapos y hábiles de lo que los pintan.
Y sobre todo, a destacar la elegancia y el saber estar que derrochan en sus días de neurosis u orgullo. Mierda…
Si me das dos tazas de puto caldo, te las tiro a la cara, cabrón.
Con 300 llegué al límite de lo que podía tragar.
Qué aburrimiento con los dichosos julais…

Filosofía de Cine 9


Destacados de Iconoclasta 3


Semen Cristus


Tractatus pettiness



Ganchos

martes, 16 de julio de 2019

Un cerebro podrido


Y esto es lo que se conoce comúnmente como “cerebro podrido” (como el de El jovencito Frankenstein).
Los estacionamientos suelen estar señalados con la “P” (bastante grande y de un escandaloso color azul) de parking, no con la “M” (muy roja ella), de metro.
Bueno, son cosas que te hacen reír quieras que no.

Destacados Iconoclasta 2


El hombre sierpe


Sexo en el Sistema Solar


No existe el año nuevo

lunes, 15 de julio de 2019

Encelado


Manadas y nenas


Lo que ocurre con las "manadas" de machos, es que han visto borrachos demasiadas veces Resacón en Las Vegas con un cerebro meramente funcional para el sistema locomotor y reproductor. Lo que ocurre con algunas nenas es que "el no es no", llega demasiado tarde, con demasiada embriaguez y narcosis para ser creíble entre una manada con la que han compartido horas de risas, porros y calimochos. Y también con un cerebro tan básico como el de los machos con los que ríen.
La idiotez llama a la idiotez, es algo básico que se aprende durante el desarrollo intelectual de cualquier animal; siempre y cuando hayan suficientes neuronas disponibles.

Destacados de Iconoclasta 1


Rapa Nui. Climax y declive de una paranoia



Un ensayo amargo



Vidafaro


domingo, 14 de julio de 2019

San Miura 2019


El pequeño San Fermín (es más o menos del tamaño de un playmobil) se olvidó del gordito de camiseta azul y pelo teñido de rubio de aerosol típico de familia pobre desestructurada y gitanos.
San Miura se ha impuesto al sagrado cuidado de los mozos que para eso pesa más y ha sido seleccionado genéticamente durante muchos años para dar caza a los mozos más gordis creando así momentos de lo más jocosos.
El orondo mozo se sube a la valla y el toro (grande como un tractor) le dice que “una mierda, tú te bajas de ahí” cogiéndolo graciosamente con un cuerno por el sobaco y mostrándolo a las cámaras de todo el mundo impudorosamente para humillación del gordo.
San Ferminico a veces es un tanto desidioso y San Miura ha de tomar decisiones.  Menos mal…
Qué risa.

viernes, 12 de julio de 2019

Hito evolutivo


Uno de los hitos más importantes y decisivos en la evolución humana, fue la habilidad para seleccionar las hojas no urticantes para limpiarse el culo. Antes de eso, era habitual observar en sus respectivos hábitats, a las distintas especies humanas arrastrar desesperada y rabiosamente el culo por la tierra. Esto explicaría también el origen de las blasfemias.

No lo piséis


Ni dejéis que juegue vuestro perro con él.
Os pido ayuda, conocidas y conocidos míos (eso de “amigos” es muy arriesgado de suponer en estos tiempos de ambigüedad sexual), porque hoy, caminando por un empinado sendero, he tosido y se me ha salido un pulmón.
Yo pensaba que era una simple flema pero me he dado cuenta de que sangraba con cada respiración.
Os ruego, que si lo encontráis (es como una especie de tripa semejante a los de la foto), lo metáis en una bolsa y me lo devolváis, estaré fumando impaciente en la plaza del ayuntamiento de la aldea desde las siete hasta las ocho y media de la tarde. Si vuestro perro ha jugado con él, enjuagadlo con agua, lo necesito con cierta urgencia. No es para morirse, pero es muy desagradable el ruidito que hago al respirar.
Se recompensará:
Si es hombre le recompensaré con un “guay” y un apretón de manos. Si es mujer, me la follo y luego le beso la boca con lujuria romántica.
Gracias, conocidas y conocidos míos.

Tarde


Cada mañana al mirar el reloj me doy cuenta de que ya es tarde para todo.
Y así cada día, esperando el momento preciso en el que el tiempo (el mío) se detenga. Los muertos no tienen prisa ni adonde ir y el reloj hace lo que debe: borrarme.
Bueno, tampoco tengo grandes planes, ni siquiera pequeños. Es tarde, en serio.

Un chute de adrenalina en vena