miércoles, 3 de diciembre de 2008

No es bueno que el hombre esté solo

Alguien dijo:

"No es bueno que el hombre esté solo".

Y el egocéntrico Dios (dicen que es todo bondad y complacencia), creó una zona comercial para que la peña pasara los sábados mirando lo que no pueden comprar, comprando lo que no tienen más remedio que comprar y comiendo en una hamburguesería un mini bocadillo, como si fuera el puto menú del año.
Dios, aparte de ser un cabrón sarcástico, es un mal urbanista.

La hostia...

Buen sexo.
Iconoclasta

2 comentarios:

Largo Cortés dijo...

Lo de los dimintuos bocadillos de picadillo de carne y cartílagos llamados hamburguesas son verdaderamente misteriosos: su poder saciante es inversamente proporcional al cuadrado de su volumen. Tengo buen saque, pero es comerme una hamburguesa y quedarme como una boa amazónica después de merendarse un tapir.

Iconoclasta dijo...

Eso es por culpa de las salsas y los malsanos vegetales con los que llenan los bocadillos.
Los hombres sólo comen carne.
Bueno, vale, tampoco le hago ascos a las patatas royal de luxe.
En fin, que me quedo con esa imagen entrañable de un tapir silueteado en el cuerpo de la serpiente. Es de un tremendo grafismo.
Buen sexo, Largo Cortés multiapodos.