sábado, 2 de enero de 2010

Epitafio 11

Que nadie me desee un "feliz" viaje, estoy hasta los cojones de buenos deseos.
Me espera el maravilloso orco.
Lo sé por mis contactos con los crueles; los que de verdad gobiernan el mundo.
Soy un hombre influyente en el infierno.
Me lo he ganado a pulso.
Y las flores... Mejor se las ponéis a mi vecino, el del nicho de la izquierda, que ese tiene una cara de santo en la lápida.
No me jodáis ahora que empiezo a estar bien.

Buen sexo.
Iconoclasta

2 comentarios:

Lynette M. Pérez dijo...

Al fin me encuentro con tus excelentes letras Iconoclasta.
Yo tampoco Icon te voy a desear un buen viaje, a quien vive como vive tu voz narrativa no se le puede hacer ese insulto.
Besos bermejos.
Buen sexo.

Iconoclasta dijo...

Lynette... Qué agradable sorpresa, gracias por pasarte por aquí, querida escritora y amiga.
Mis letras no son excelentes y mi voz narrativa... Bueno, no sé si hay voz narrativa.
Pero sí que estoy seguro de que gracias a ello, tengo amigas y amigos de tu calidad.
Muchos besos bermejos, Lynette.
Buen sexo.